GRUPO HEUREMA. EDUCACIÓN SECUNDARIA

ENSEÑANZA DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA

sección: PERSONAJES OLVIDADOS DE LA FÍSICA Y LA QUÍMICA
para imprimir(pdf)
volver a inicio

Emilie de Breteuil, la humanista francesa que divulgó las leyes de Newton e hizo que el mundo científico las conociera.

Newton había escrito sus Principia Mathematica, en latín, y ello impedía que se divulgaran en los centros científicos europeos, vinculados al francés y al alemán. Menos mal que Emilie de Breteuil, en 1748, los divulgó al traducirlos al francés, poco antes de su muerte, el 3 de septiembre de 1749,  a los 42 años por una embolia pulmonar, después del nacimiento de su cuarto hijo, en este caso hija, de nombre Adelaida Estanislas.

ALMACÉN

María la judía

Descroizilles

MarieMeurdrac

ACouper

Marie Anne Paulze

Lomonosov

Marguerite Perey

Germain Hess

Ida Tacke

Raoult

Lise Meitner

Daniell

María Goeppert

Le Chatelier

Miniatura de Emilie de Breteuil hecha por Marianne Loir

Gabrielle Emilie Le Tonnelier de Breteuil nació en París el 17 de diciembre de 1708. Su padre Luis Nicolás, barón de Preully, era introductor de embajadores de Luis XIV. Hija única, con otros cinco hermanos. Sus padres cuidaron que tuviera una esmerada educación para aquella época, pues a los 12 años dominaba griego, latín, alemán, ingles, italiano y algo de español (lo que le permitió leer a los clásicos Horacio, Cicerón, Tasso y Virgilio). Su  insaciable curiosidad  unido a una inteligencia privilegiada le había hecho estudiar las corrientes filosóficas de la época, especialmente el cartesianismo. Antes, para favorecer su crecimiento, algo retrasado, recibió clases de esgrima y equitación. Estudió clavecín, danza y teatro (fue actriz aficionada), artes habituales en la educa-ción de la nobleza. Sin embargo le encantaban las matemáticas cosa extraña en la época, seguramente motivada por las visitas que hacían a sus padres, matemáticos como Bernard de Fontenelle, secretario de la Academia de Ciencias francesa. A los 16 años fue presentada en la corte y el 20 de junio de 1725 se casó con  Florent-Claude du Chastellet, marqués de Chastellet (que después se convertirá  en Châtelet, en sus biografías, por trascripción de Voltaire), once años mayor que ella. De este matrimonio nacieron 3 hijos: Francoise, el 30 de junio de 1726; Louis Marie, el 20 de noviembre de 1727, y Víctor el 11 de abril 1733. La carrera militar de su marido, le tenía permanentemente separado de Emilie.

Cuadro de M.Châtelier, pintado por Marianne Loir

Después de 1727, regresa a la promiscua corte de Versailles. En la que tiene varios amantes. Su enorme cultura hacía que los  hombres que destacaban en los foros literarios y filosóficos de la época le prestaran especial atención, dado que con ella, podían hablar de cualquier tema. Así, a los 24 años fue amante durante año y medio del duque de Richelieu, que le animó a completar sus conocimientos matemáticos, por lo que se relacionó con Mauper-tius, miembro de la Academia, al que convertiría en amante. También estudió geometría con König.

Se hizo con un círculo de amigos y amantes, pero no consiguió participar en las tertulias científicas de la época, que se hacían en la biblioteca del Rey en el Louvre, pues estaban prohibidas a las mujeres. Sin embargo había una tertulia en el café Gradot, en la que consiguió entrar disfrazándose de hombre. Todas estas relaciones amorosas fueron consentidas por su marido, como algo normal en aquella época. Sus conocimientos matemáticos, le permitieron emplear procedimientos para ganar en los juegos. [1]

Voltaire estuvo exilado en Londres, debido a sus ideas políticas, y regresa en 1729, sin embargo su relación con Emilie, que se convertirá en su musa, no comenzará hasta mayo de 1933 [2] , después del nacimiento de su tercer hijo. Emilie lo invitará a su casa de campo en Cirey sur Blaise [3] . En 1735, se convertiría en su  cuarto amante.

Cuadro de M. de Châtelier pintado por Quintín La Tour. En él se aprecia a Emilie de Breteuil, sobre un libro que se supone ser los Principia de Newton, que estaba traduciendo

En 1737, la Academia de Ciencias francesa promueve un concurso a fin de premiar el mejor trabajo científico sobre el fuego y su propagación. Aunque hacen la experimen-tación juntos, concursan por separado Voltaire y Emilie. De ahí surge la publicación: “Dissertation sur la nature et la propagation du feu”. El concurso lo ganó Euler.

Ese mismo año, Voltaire publicará “Ele-mentos de la filosofía de Newton”, obra que la que colaboró Emilie, hasta tal punto que en el manuscrito original está llena de sus notas.

Escribió  en 1740, « Las instituciones de la Física”, en tres volúmenes, ya que no existía ningún texto de Física en francés donde pudiera estudiar su  hijo [4] . En este texto, propugna que la vis viva (después será energía debida al movimiento), es proporcional a la masa y al cuadrado de la velocidad. 

Era un texto en el combinaba las ideas de Newton [5] , con la metafísica de Leibniz, desarrollándolo mediante cálculo infinitesimal [6] . Escribe “Discurso sobre la felicidad”, en el que opina que la felicidad se consigue con buena salud, riqueza y estudio, marcándose metas y alcanzándolas [7] .

 

Retrato de M.de Châtelier pintado en 1748 por Marianne Loir y que se conserva en el museo de Burdeos

En 1745, comienza a traducir los Principia de Newton, que le llevará 3 años. Un año después es nombrada miembro de la Academia de Ciencias de Bolonia. Entretanto se enamora apasionadamente del marqués de Saint-Lambert, conocido poeta, quedando embarazada de él [8] . El parto se adelantó, naciendo Adelaida, mientras estaba la madre trabajando en la traducción, el 2 de septiembre de 1749. Ocho días después moría  Emilie de una embolia pulmonar.

Emilie de Breteuil se convertirá en un icono de la mujer francesa gracias al apoyo que le prestó especialmente después de su muerte Voltaire [9] , que prologó su texto de traducción de los Principia [10] . En la portada de la primera edición publicada  7 y 10 años después de su muerte, aparece Newton escribiendo los Principia, y Emilie como un ángel trasmitiendo su luz al mundo.

Portada de la primera edición francesa de los Principia de Newton

También, escribirá su biografía: “Elogio histórico de la señora marquesa de Châtelet”en la que constan  los datos que hemos hecho mención. En el 2006, la universidad de París conmemoró el tricentenario de su nacimiento  con una exposición  con el cartel publicitario adjunto.

[1] Sin embargo no te salió del todo bien, ya que en una noche perdió 84.000 francos (equivalente a casi un millón de dólares), en una mesa, en Fontinebleau

[2]    Voltaire tenía 39 años y Emilie,28. Él era ya muy conocido, y Emilie había mostrado interés en conocerle. Es mas, una vez le había preguntado al duque de Richelieu :”¿Por qué nunca me dice que el señor de Voltaire es el modelo de los hombres?”. Realmente estaban hechos el uno para el otro. Voltaire escribía de Emilie:”Todo en ella es noble, su rostro, sus gustos, el estilo de sus cartas, sus discursos. Su conversación es agradable e interesante”.

[3]    En mayo de 1734, Voltaire y Emilie de Breteuil, asisten a la boda del duque de Richelieu, y en ella se enteran que la policía  quería prenderlo por haber escrito “Cartas inglesas”, en las que alababa la libertad política y religiosa  de Inglaterra, frente a lo que ocurría en Francia. Fue entonces cuando Emilie decide llevárselo a Cirey, lejos de Paris, donde tenía su marido un castillo. Voltaire era bastante rico y el castillo necesitaba mejoras para poder vivir en él. Así que le adelanta 40.000 francos al  marido de Emilie, y se quedan a vivir en Cirey. Allí lograron formar una biblioteca de 21000 libros.

[4]    Lo comenta así en el prólogo de dicho texto. König  que había enseñado a Emilie, quiso atribuirse la paternidad del texto en principio, aunque después reconoció la autoría de Emilie de Breteuil

[5]    Maupertius, era un acérrimo defensor de estas ideas.

[6]    Emilie, aunque era de formación cartesiana,  no le convencían las ideas sobre los remolinos y el éter de éste. Creía en las fuerza vivas de Leibniz, que para ella eran mas importantes que el impulso, pero tampoco le convencía la teoría de las monadas de éste, y  si bien defendía la gravitación universal de Newton, no creía que Dios lo regulara todo.

[7]   También opina que el amor al estudio era más necesario para la felicidad de las mujeres, pues era una pasión que depende únicamente de una persona; uno mismo.

[8]    Voltaire hizo creer a su marido que la hija era suya. Su hijo mayor tenía 21 años, y no estaba nada conforme con el embarazo de su madre.

[9]   En vida, la describía “como un gran hombre que tuve el fallo de nacer mujer”. Sin embargo después de su muerte escribió:” No es una amante lo que he perdido, sino la mitad de mi mismo, un alma de mi alma

[10]    Emilie de Breteuil  utilizó para traducir, la tercera edición latina de los Principia, editada por Pemberton y supervisada por el propio Newton. Una parte se publicará siete años después de su muerte, bajo la dirección del editor  Clairaut (que también había sido amante suyo) y con prefacio escrito por Voltaire. Será durante muchos años la única traducción de los Principia. En sus propios comentarios a la obra de Newton aparecerá la noción de la conservación de la vis viva, 96 años antes que se enunciara dicho principio.